hr4hr

Los duendes y hadas en las entrevistas de trabajo

———Los Sesgos Inconscientes———

Todos tenemos sesgos inconscientes que afectan nuestra forma de ver a los demás y a la realidad y por ende a las decisiones que tomamos tanto en el ámbito personal como en el profesional. 

Los sesgos son generalizaciones que hacemos para diferenciar categorías de personas o grupos. Son atajos mentales que utilizamos para anticipar y responder a distintas personas o grupos, son patrones de respuesta aprendidos a lo largo de nuestra vida de acuerdo a nuestros valores, cultura y experiencia previa.


Desde la neuropsicología, de la mano de las investigaciones del Premio Nobel Daniel Kahneman, se explica que nuestro cerebro tiene dos sistemas paralelos de pensamiento: uno que es instintivo y produce respuestas instantáneas, y otro que es más lento, lógico y analiza los problemas dando una respuesta más racional. 


Los sesgos entran dentro del primer sistema de pensamiento y son fundamentales para poder tomar decisiones rápidas  frente a una situación con mucha información.

La clave está en comenzar a reconocer estos sesgos a los que nuestra mente suele aferrarse para determinar cuáles sirven y cuáles crean barreras para la inclusión.


Cuando comprendemos cómo los sesgos influyen en nuestra conducta, podemos tomar medidas para crear una cultura en la que todos puedan contribuir.


Muchas empresas en el mundo han comenzado a hablar sobre estos sesgos y a visibilizar estos comportamientos con el fin de trabajar en pos de la diversidad, derribando barreras y tabúes.

Los sesgos inconscientes son tan dañinos en el ámbito laboral como en el escenario político o social. En especial cuando las personas están más alertas que nunca a los asuntos que conciernen a derechos, equidad e inclusión, tanto en la vida privada como en el escenario laboral.

En el medio empresarial estos sesgos son verdaderas barreras a los esfuerzos por la diversidad e inclusión y  pueden tener profundos efectos negativos sobre el negocio, dificultando la atracción y retención de talento, tomar decisiones erradas respecto a clientes, productos o mercados y limitando la innovación y adaptación de la empresa.

Los sesgos inconscientes se perfilan también como la clave para entender por qué la diversidad e inclusión no están avanzando en las organizaciones  al ritmo deseado, cuando a nivel empresarial está claro el impacto positivo en el negocio que aporta su gestión y a nivel social existe mayor presión que nunca por asuntos que conciernen a derechos, equidad e inclusión.

A nivel personal afectan nuestra percepción, nuestras emociones y nuestras decisiones. Los sesgos inconscientes pueden limitar nuestra capacidad para entender nuestro entorno y a quienes nos rodean, podemos asumir como realidad incuestionable lo que sólo es el producto de un procesamiento rápido de información errónea, incompleta o desactualizada y pueden llevarnos a una visión parcial, errónea o empobrecida de nuestro entorno.

 

La mayor dificultad para superar los sesgos, radica en que todos pensamos que somos racionales y lógicos al tomar decisiones, no somos conscientes de lo inconscientes que somos.

Es posible creer en la igualdad, la diversidad y la inclusión, estar en contra de la discriminación y al mismo tiempo mostrar prejuicios inconscientes hacia determinados colectivos. Es un comportamiento social que no está bajo nuestro control racional, pero no por ello menos perjudicial.  

Que se trate de mecanismos inconscientes  no significa que debamos cruzarnos de brazos sin hacer nada. No es fácil eliminar los sesgos  pero el primer paso es asumir que todos los tenemos.

Aunque nunca podremos  estar completamente libres de sesgos, son parte de nuestra naturaleza humana, podemos usar algunas estrategias que pueden reducir los efectos de sesgo inconsciente. 

A nivel individual podemos incrementar nuestro nivel de autoconciencia, mediante la evaluación, formación y apertura hacia nuevas experiencias con personas o grupos diversos. 

A nivel  organizacional debemos revisar críticamente los procesos de gestión de personas para detectar la presencia de sesgos sistémicos, principalmente en la selección, la gestión del desempeño y la identificación y desarrollo de talento, proporcionar formación a todos los niveles y poner foco en managers y directores para  caminar hacia un liderazgo inclusivo.

Si trabajamos en ambos frentes, personal y procesos, es más probable que enfrentemos con éxito el desafío de crear un entorno laboral más diverso e inclusivo y disfrutar de los grandes beneficios que esto trae para las personas y las empresas.

 

Atrevernos a identificar nuestros sesgos inconscientes puede ser el primer paso:

Los psicólogos de Harvard, la Universidad de Virginia y la Universidad de Washington crearon el «Proyecto implícito» para desarrollar pruebas para medir el sesgo inconsciente, las llamadas pruebas de asociación implícita, o IAT.

Con ellas podemos  probar nuestros propios prejuicios tomando pruebas en una variedad de categorías tales como edad, raza, género, sexualidad o discapacidad. 

La velocidad de las respuestas determina la existencia de cualquier sesgo inconsciente. El objetivo es eludir los pensamientos conscientes. 

Estas herramientas son de uso  completamente gratis. Aunque la primera pantalla  pide iniciar sesión o registrarse, también se puede pulsar el enlace debajo continuar como invitado. El sitio no recoge información de identificación personal.

El ideal es tomar tantas pruebas como sea posible, incluso en temas en los que  pensamos que no estamos sesgados y verlo como un ejercicio de recopilación de información, sin hacer ningún juicio sobre nosotros o los resultados. Estar abiertos al proceso y puede que nos sorprendamos  de lo que descubrimos-.

 La metodología ha sido muy cuestionada y discutida. Y tal y como señalan antes de hacer el test, si no estamos dispuestos a enfrentarte con interpretaciones que puedan llegar a molestarnos es mejor no hacerlos, Mediante este test, se pretende demostrar las divergencias entre el consciente y el inconsciente. O dicho de otra manera: entre lo que decimos, y lo que pensamos.


En apenas 10 minutos y a través de una prueba rápida de ordenación de conceptos, este test permite comprobar nuestras preferencias inconscientes hacia hombres o mujeres, personas obesas o delgadas, homos o heteros, etc… Hay muchas versiones del test disponibles. 

Haz click aquí para acceder al Test de sesgos
Este sitio contiene también mucha información relacionada con el método y con las investigaciones realizadas sobre el tema.


Nota de tu Mentora:

«Atrévete y haz salir a tus duendes y hadas!»


 

Photo by Anthony Tran on Unsplash