hr4hr, mentoring

Deshojando la margarita de la formación

El Foro Económico Mundial (WEF),  afirma que un 54 % de los trabajadores del mundo necesitará «actualizar sus habilidades» antes del año 2022, pero esto no significa que debamos convertirnos en consumidores compulsivos  de formación  y acabar con los bolsillos vacíos.

Hasta ahora no he tenido suficiente dinero ni tiempo para invertir en un Master de los de alto nivel y prestigio.

He tenido 3 momentos  en mi vida en los que podía haber invertido tiempo y  esfuerzo en hacer un Master:

El 1o fué  justo cuando terminé la carrera,  todavía vivía con mis  padres, sin un  trabajo serio, sin tener demasiado claro qué rumbo debía tomar  mi carrera profesional, tenía tiempo, y mis padres el dinero, se lo agradecí muchísimo.

El  2o fué cuando promocioné a  llevar una  Dirección de  Recursos Humanos, ya  me habían dado la posición y cuando  quise decidirme, estaba en  un nivel  de exigencia de  tiempo y energía que no  cabía nada más  en mi  vida. 

El 3o es cuando cambié el  rumbo de mi carrera profesional y sentí la necesidad de re-aprender cuestiones  importantes que habían evolucionado en mi función de rrhh mientras yo estaba ocupada llevando  mis responsabilidades  en la empresa, sin formarme.

Entonces no tenia dinero.

A pesar de ello, me siento preparada  y actualizada hasta el punto que yo misma soy profesora de  Master en 2 escuelas de negocios en las que enseño a mis alumnos  sobre prácticas  y tendencias de  RRHH.

Tengo que reconocer que a  veces siento el síndrome del impostor, pero lo que yo he tenido en mi carrera como fuente para  mi desarrollo han sido: buenas mentoras,  en  el momento adecuado, acompañándome a resolver los retos más exigentes en mi  función, e inspirándome para aflorar todo mi potencial.

Ahora soy mentora, y también profesora,  tengo  los  2  puntos de vista.

Con  los años puedo decir que en mi carrera el mentoring  ha sido mi alternativa y mi mejor  elección de formación y desarrollo.

El Foro Económico Mundial (WEF),  afirma que un 54 % de los trabajadores del mundo necesitará «actualizar sus habilidades» antes del año 2022, pero esto no significa que debamos convertirnos en consumidores compulsivos  de formación  y acabar con los bolsillos vacíos.

Las escuelas de negocios crecen y generan interés en los fondos  de inversión. Las que más crecen son las que ofrecen formación online, y no tienen intención de  bajar los precios porque según afirman, deberán afrontar fuertes  inversiones en tecnología para su  adaptación digital al nuevo escenario post-COVID.

El Executive MBA de la Universitat Oberta de Catalunya, sigue liderando el ranking de Formación Superior Online (2019  –  Hamilton Global Intelligence) Actualmente sus aulas virtuales continúan abiertas y funcionando al mismo ritmo.

Incluso se han creado nuevas escuelas de negocio virtuales durante el mes de Abril, el más crítico del período COVID-19, como es Aula Magna Business School, que inaugurará su primer Programa  Digital de Estrategia y Liderazgo en octubre del 2020.

Las  plataformas de cursos de formación online, llamadas MOOC (Masive Open Online Couse), han multiplicado por 10 sus inscripciones durante los últimos 2 meses.

En un contexto como el actual con más de  4 millones de personas afectadas por la crisis laboral, tanto por haber perdido el empleo cerca  de 800mil,  no nos puede extrañar que la demanda por formación esté creciendo como lo ha hecho en crisis pasadas.

Los profesionales que se quedan sin empleo, toman la decisión de invertir en formación, quizás movidos por la certeza de que tendrán más tiempo libre ahora y que necesitarán ampliar sus capacidades para cuando todo esto pase.

Es esperable que  intenten mejorar su valor en el mercado, pero debemos ser cautelosos, reflexionar acerca de qué competencias profesionales son las que necesitamos, en el contexto de nuestra experiencia, intereses y formación anterior.

Las recomendaciones tan comunes de  “reciclarse o morir “y   “reinventarse”, pueden traer mucha frustración y desperdicio de recursos financieros a quienes no hayan hecho las elecciones correctas o se hayan planteado unas expectativas inadecuadas.

Las 3 claves para tomar la mejor decisión en cuanto a un plan de desarrollo y formación  son:

  1. El autoconocimiento de las propias fortalezas y oportunidades de mejora
  2. Saber qué demanda el  mercado laboral
  3. Tener un objetivo claro.   

Cada vez que una mentorizada o mentorizado me plantea la cuestión de si empezar un Máster para mejorar en su desarrollo profesional, por supuesto le animo a hacerlo, pero no como la única opción, siempre será complementario a un mentoring o viceversa.

El mentoring es el modelo de aprendizaje donde un Mentor comparte su experiencia y conocimientos con un  Mentee, con foco en las necesidades actuales, pero con visión de  desarrollo a largo plazo.

Un programa de Mentoring  es una buena combinación entre formación en conocimientos técnicos y el desarrollo de softskills, como trabajo en equipo,  inteligencia emocional,   pensamiento analítico, liderazgo, comunicación, flexibilidad.  

 Para mi, el secreto es que la relación se establece  en un marco transformacional  e inspirador, que permite al mentee  mantener un rol activo en lo que quiere aprender o resolver. Con el  mentoring se producen resultados en el incremento de los conocimientos técnicos, en mayor claridad en la dirección de carrera profesional, rol funcional y vida personal, mejora de la autoconciencia y confianza. 

Algunas escuelas de negocios en sus programas formativos incluyen el trabajo con un mentor o mentora, y también existen profesionales senior, de todos los ámbitos, que desde su experiencia  y  mejores  prácticas realizan sesiones de mentoría como parte de su actividad laboral.

Desde HR4HR, Olivia Borquez y yo misma promovemos el mentoring en profesionales de rrhh como la inversión más eficiente en el desarrollo profesional y la empleabilidad en el mercado. 

Nota de la mentora:
Os he hablado desde mi visión como mentora, y también como mentee,  como profesora, y como alumna que sigo siendo. Todas las opciones suman a mi desarrollo profesional.

Photo by  Shangarey on Freepik

 




 

Author


Avatar